domingo, 30 de enero de 2011

Avances tecnológicos en el porfiriato

Introducción
La industrialización es la creación de industrias con carácter predominante en la economía de un país. El proceso de industrialización describe el periodo transitorio de una sociedad agrícola a una industrial.
El periodo del porfiriato, fue uno de los periodos más importantes en la etapa histórica del país, fue una etapa de muchos cambios y de muchos problemas sociales y políticos. El gobierno Porfirista es mal  juzgado, ya que solo se toman en cuenta ciertos hechos, que si bien son importantes, hay muchos más hechos en la labor Porfirista que son dignos de reconocerse, por eso yo pienso que el porfiriato es una de las etapas más interesantes y de más amplio estudio. La labor Porfirista fue una labor de muchos años, en los cuales existió de todo tipo de problemas, desde los problemas de injusticias sociales en el campo, hasta serios problemas de libertad de expresión y de represión. Pero por otro lado también existieron grandes cosas como una reactivación económica que coloco a México como uno de los piases que nacían con un futuro enorme.
Bajo la dictadura porfiriana México consiguió un importante progreso económico, apoyado en gran medida por el alto crecimiento de población que experimentó el país en esas décadas. Aumentaron los latifundios a costa de las tierras de las comunidades indígenas, la desamortización de los bienes eclesiásticos y las tierras baldías. Con las grandes propiedades, la agricultura se orientó a la exportación y creció espectacularmente, sobre todo en la producción de henequén, café, cacao, hule y chicle. Se favoreció la llegada e inversión de capital extranjero. El Estado no intervenía en los conflictos obreros, dejando libertad de acción a los patronos. Se pagaban salarios bajos, lo que evitaba la llegada de inmigrantes y favorecía el empleo de mano de obra nacional y una alta rentabilidad. Y con ese capital extranjero se financiaba el programa de progreso, la construcción y expansión de la red de ferrocarriles concedidos a las compañías extranjeras y el desarrollo de la minería de plata.

INDUSTRIALIZACIÓN EN MÉXICO
La industrialización en México inicia en el Porfiriato, en 1880 se inicio el proceso de la expansión económica con la construcción de ferrocarriles financiados por inversiones extranjeras que también facilitaron el acondicionamiento de los puertos , la explotación de las minas, operaciones de establecimientos bancarios, transportes y grandes casas de comercio.

Las transformaciones económicas durante el Porfiriato.
Los recursos naturales y la inversión extranjera
Durante el porfiriato en México el sistema económico capitalista, mediante la inversión de capital y tecnología aportada por empresarios extranjeros cuyo interés radicaba en aprovechar la riqueza de recursos naturales en nuestro país, y la mano de obra barata que no podían encontrar en sus respectivas naciones. Por ser un país con una gran diversidad de recursos naturales, tanto agrícolas como mineros y petrolíferos, resultaba muy atractivo para los países industrializados, en el marco de la competencia política y económica que en esos años se daba entre las potencias por el dominio del mundo.
El crecimiento económico en México de esa época se ha considerado como “crecimiento hacia fuera” porque todas las ramas de producción de mayor desarrollo, como la industria de extracción y la agricultura de productos tropicales estuvieron sujetas a las necesidades del exterior, ya que surtían de materia prima a la industria extranjera, mientras quedaba relegado el sector productivo dedicado al consumo interno.
La penetración del capital extranjero pudo ser posible por las facilidades y concesiones que otorgó el gobierno mexicano a los empresarios interesados en adquirir tierras para explotarlas . Los capitales provenían de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Alemania, países cuyos empresarios se inclinaron por diferentes áreas de la economía.
Con el porfirismo dio comienzo el proceso de formación de la infraestructura modernas de transportes , que permitió el desarrollo del comercio y la comunicación entre regiones, sobre todo en las regiones del norte del país, que antes habían permanecido aisladas del centro . El desarrollo de las vías de comunicación consistía en tres aspectos:
  La construcción de una extensa red ferroviaria nacional
  La realización de mejoras en los puertos marítimos..
  La ampliación de comunicaciones telegráficas y telefónicas
De esas tres grandes realizaciones , fue el sistema ferroviario el más importante pues, considerado en el siglo XIX como sinónimo de progreso, desde tiempos de Santa Anna había sido una de las más grandes metas de los gobiernos mexicanos, y constituyó uno de los más significativos avances de infraestructura de comunicaciones creada en el porfiriato.
Desde el gobierno de Benito Juárez se había iniciado la construcción de vías ferroviarias en México; el primer ferrocarril fue el de México a Veracruz y se llamó Ferrocarril Mexicano. Durante el Porfiriato el establecimiento de relaciones comerciales con Estados Unidos y la industrialización del país hicieron impredecible el sistema de transporte rápido y eficaz; el ferrocarril era la solución ideal en esa época.
Se concedieron grandes facilidades a las compañías ferrocarrileras extranjeras, especialmente francesas y estadounidenses para la construcción de ejes ferroviarios .
En 1888 se estableció la línea ferroviaria para unir México con Nuevo Laredo, conocida como el ferrocarril nacional. Durante el resto del porfiriato se construyó el Ferrocarril del pacífico, que iba de México a nogales.
Los ferrocarriles contribuyeron a mejorar la situación económica de las regiones por donde pasaban y mejoraron sensiblemente el comercio.
Para establecer los ferrocarriles se recurrió nuevamente al despojo de tierras.
En 1907 surgió la compañía de Ferrocarriles Nacionales de México y el gobierno fue tomado en sus manos el control de este medio de transporte, para 1910 los ferrocarriles ya estaban en manos del gobierno mexicano.
El telégrafo se introdujo a México desde el año de 1849 en que se otorgo una concesión a un empresario extranjero para tender una primera línea que comunicaría la capital con el puerto de Veracruz. A partir de entonces, se extendió la red telegráfica entre varias ciudades del centro del país, pero fue en el porfiriato cuando alcanzó un crecimiento mucho mayor; en 1878 el gobierno creó la Dirección General de Telégrafos y contrató a una empresa estadounidense, la Mexican Telegraph, para tender un cable submarino que permitiera la comunicación entre los dos países.
La primera comunicación telefónica, se dio en México en 1878, dos años después de que Alexander Graham Bell hiciera público su invento. Ese mismo año, Alfred Westrup trajo a México un modelo de aparato y fue contratado para instalar líneas para la policía capitalina; durante los dos años siguientes se instalaron en la ciudad de México los primeros teléfonos particulares. A partir de 1882 se establecieron varias compañías privadas , que instalaron teléfonos en varias ciudades, extendiéndose luego la red telefónica en 1897, cuando se inicio el servicio público de larga distancia.
En lo referente a las fuentes de energía, el porfiriato coincidió con los primeros pasos del empleo en México de la electricidad. Al incrementarse la demanda de energía por el desarrollo económico, una de las principales fuentes de energía fue la generación de electricidad, a través de turbinas impulsadas por la fuerza de gravedad almacenada en los grandes depósitos de agua, aprovechando la orografía del territorio nacional, lo cual constituyo un factor favorable para la instalación de plantas hidroeléctricas. En la ciudad de San Luis Potosí se inauguró el primer alumbrado eléctrico en 1877; en el estado se Sinaloa se estableció la primera planta de energía eléctrica . No fue si no hasta marzo de 1883 cuando la ciudad de México pudo tener ese servicio de alumbrado sus principales calles; en el mismo año, Guadalajara y San Luis Potosí tuvieron instalaciones eléctricas.
La luz eléctrica significó la disminución de los actos delictivos.
Tanto el teléfono, como la electricidad y el telégrafo se concesionaron a empresas extranjeras, el porfirismo impulso estos novedosos inventos , que permitieron un mayor progreso económico; sus beneficios fueron solo para algunos sectores.
El motor de la combustión interna y la introducción del automóvil.- El motor de la combustión interna se inventó a fines del siglo XIX y tuvo muchas aplicaciones en la industria, pero una de las más populares fue en los automóviles movidos a base de gasolina.
En México se importaron automóviles durante el porfiriato; no se ensamblaron, ni fabricaron en el país , pero los ricos hacendados y políticos pudieron importar autos modelo “T” y pronto comenzaron a circular junto con las carretelas y tranvías de militas que recorrían el centro de la ciudad de México.
El petróleo fue otra fuente de energía que empezó a utilizarse debido al descubrimiento de unos yacimientos. El norteamericano Edward L. Doheny y el ingles Weetman D. Pearson fueron los primeros en buscar yacimientos y explotarlos. Porfirio Díaz concedió facilidades para la explotación del petróleo, pues quería sustituir el carbón por este energético. Al principio , las explotaciones se hicieron sobre todo en costas, sin una planificación adecuada. Uno de los iniciadores fueron, hechos por Adolph Autrey , un estadounidense naturalizado mexicano que en 1875 instalo una refinería rudimentaria y comenzó a producir aceite iluminante debido a que encontró un yacimiento de petróleo en Veracruz.
Estos avances tecnológicos permitieron que, además de otros factores políticos y económicos, México entrara de forma decisiva en el proceso de industrialización moderna, e ingresara al ámbito del comercio internacional.
El comercio y la industria
Durante el porfiriato el comercio tuvo un notable crecimiento, debido en gran parte a la expansión del sistema ferroviario y también a la nueva reglamentación del gobierno que favoreció al comercio suprimiendo las alcabalas que cobraban los gobiernos estatales obstaculizando con ello la libre circulación por el territorio nacional.
Estos factores favorecieron en principio el comercio interior , pero a medida que aumentaban las inversiones extranjeras , se hizo más notoria la tendencia del gobierno a estimular en mayor proporción las relaciones comerciales con el exterior , es decir, al sector explotador. De acuerdo con las características del modelo de “crecimiento hacia fuera” que hizo depender a la economía mexicana de los capitales y tecnología de los extranjeros . En virtud de esa dependencia, el comercio estuvo orientado de manera fundamental a satisfacer las demandas de productos mineros y agropecuarios requeridos por el mercado internacional, los que en orden de importancia fueron:
·         Metales preciosos (plata y oro).
·         Henequén
·         Cobre
·         Caucho
·         Plomo
·         Ixtle
·         Garbanza
·         Chile
·         Pieles sin curtir
·         Maderas finas
·         Animales de tiro (de engorda)
·         Maderas de construcción
·         Bienes de consumo (café, frijol, vainilla, garbanzo y azúcar)
Los bienes de consumo no representaban un alto porcentaje en el conjunto de las exportaciones sin embargo registraron registraron un gran periodo de crecimiento importante respecto a las de años anteriores
Sobre las importaciones , la tendencia fue atraer del exterior productos de las industrias de transformación de los países capitalistas. En primer lugar estaban los artículos destinadas a producir otros bienes entre los que destacaron los materiales para construir como hierro, cemento y cal hidráulica ; equipos e instalaciones para las nuevas plantas industriales y para los ferrocarriles; materiales para la red telegráfica y telefónica; y material para los vehículos de tracción animal. En segundo lugar , se importaron los bienes de consumo de primera necesidad como textiles y alimentos, y los artículos de lujo como relojes, espejos, muebles y porcelanas.
Como puede verse había una disparidad entre los productos de exportación y los de importación, pues mientras que los primeros eran fundamentalmente materias primas que abastecían a la industria extranjera de transformación, lo que México importaba eran precisamente los productos de esta industria, con la consecuencia de que no se diera en el país un desarrollo importante en la actividad industrial.
En el sector industrial ocupo el primer lugar la minería, de gran importancia durante el porfiriato por que además de mantener la tradición de México como productor de plata, se dio un notable aumento de la producción de metales y sustancias minerales para uso industrial, y de la producción de combustibles, para el mercado externo. En segundo lugar estuvo la industria de transformación, que apenas empezó a desarrollarse a partir de 1895 , cuando se amplió la inversión extranjera en ese sector, además de iniciarse la participación del capital mexicano. Los productos fueron diversos:
·         Textiles
·         Papelería
·         Calzado
·         Alimentos
·         Vinos
·         Cerveza
·         Cigarros
·         Productos Químicos
·         Loza y vidrio
·         Cemento y siderurgia
Esta ultima industria creada a principios del siglo XX, fue de gran importancia , pues se estableció la primera planta en América Latina y hacia finales del porfiriato llegó a tener un incremento muy alto en la producción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada